Lompat ke konten Lompat ke sidebar Lompat ke footer

Widget HTML #1

“Bardem y su mujer”, el desafortunado comentario de Chris Rock sobre Penélope Cruz


Justo antes de que se desatara la locura, es decir, justo antes de que Will Smith subiera al escenario del Dolby Theater para abofetear (o al menos intentarlo) a Chris Rock, el cómico dedicó un chiste –de nuevo sin gracia– a Penélope Cruz. 

Todo iba bien. La protagonista de Madres Paralelas disfrutaba de su tercera nominación a los Premios Oscar enfundada en un precioso vestido de Chanel. Estaba pletórica. Bellísima. Feliz junto a Javier Bardem, también nominado, y sentada a escasos metro del otro gran hombre de su vida, Pedro Almodóvar. Hasta que Chris Rock decidió nos solo aguarle la fiesta, también colocarla en una tesitura difícil de gestionar: ¿qué hago? ¿Me levanto y le digo cuatro cosas o me quedo donde estoy y sonrío aunque esto no me haya hecho ninguna gracia? Ya sabemos lo que haría Will Smith. Pero Penélope (gracias a dios) no es él. Es Penélope Cruz Sánchez, por si Chris Rock tiene todavía alguna duda al respecto (que dado el terrible chiste que hizo, parece que sí).


El cómico inició su monólogo en los Premios de la Academia con una broma sobre el matrimonio Cruz-Bardem. “¿Sabéis quién lo tiene muy difícil esta noche? Javier Bardem y su mujer están nominados. Así que si ella pierde, él no puede ganar”, comentó Chris Rock mientras Penélope y Javier reían con incomodidad. Segundos después, le tocó el turno a Jada Pinkett, quien en ningún momento ocultó la poca gracia que le hacían las bromas del cómico, y ya sabemos lo que sucedió.



Chris Rock no solo no utilizó el nombre de la actriz en ningún momento –se refirió a Penélope como “la mujer de Bardem” y “ella”–, además planteó que se enfadaría si ganaba su marido y que éste estaba deseando perder para mantener la paz. Es decir, una vez más, jugó con el estereotipo de mujer consorte y pesada, celosa del talento de otros y sin nada que ofrecer desde un punto de vista profesional. Y sí, sabemos que se trata de hacer humor y que el humor se basa en desafiar lo políticamente correcto, pero hacerlo denostando el carácter y la profesionalidad de las mujeres, sinceramente, ya no tiene gracia. Aunque solo sea por hartazgo.

(*)